Hay que comer más…

Según nuestra experiencia en la consulta los tres grupos de alimentos que a los niños les cuesta más de consumir de una forma habitual son: la verdura, el pescado y la fruta.

Hemos diseñado algunos carteles con la esperanza de que una vez colgados en la puerta de la nevera sirvan de recordatorio a los niños y sobretodo a sus padres de las ventajas de su consumo.

VERDURA

Para algunos niños y sus familias, las verduras se reducen a la patata (que no es una verdura) la judía tierna y en el mejor de los casos la lechuga. El tomate, los espárragos, las alcachofas, berenjenas, calabacín, toda la variedad de setas...  parece como si no formaran parte de este importante grupo de alimentos.
Por otra parte tambien se suele asociar la verdura como un alimentos que solo se puede tomar cocido (normal si se considera que solo es verdura judias y patatas) olvidando otras muchas formas de tomarla.

Cruda: tomates, cebolla, rábanos, zanahoria, pepino, endivias, espárragos, champiñones por separado o juntos en ensalada.

Al horno: berenjenas, alcachofas, setas...

Asados, parrilla, plancha: Pimientos, berenjenas, espárragos, setas, alcachofas

Fritos: Se pueden hacer tortillas practicamente de cualquier verdura (una tortilla de espinacas con un poco de pan con o sin tomate y una fruta es una cena estupenda) Tambien otras verduras como el pimiento, berenjenas, alcachofas se pueden freir y servirse como acompañamiento de una carne o pescado.

Total que variar las verduras y su forma de cocción nos puede ayudar a que los niños las prueben, primer paso para que puedan descubrir cuales y de que forma les gustan más.

Las verduras y hortalizas es un grupo de alimentos muy interesante desde el punto de vista nutritivo entre otras razones por:




  • Su bajo aporte calórico
  • Su contenido en agua (contribuye a hidratar el organismo)
  • El aporte de vitaminas y sales minerales
  • Su bajo contenido en hidratos de carbono y grasas
  • Su contenido en fibra

Descargar PDF

PESCADO

Este es otro grupo olvidado en el menú de muchas familias.

En la consulta, por ejemplo con un niño de 8 años,  se suelen producir dialogos como el siguiente:

-  ¿Comes pescado?
-  No
-  ¿De ningún tipo? 
-  No, no tomo nada de pescado
- ¿Porqué motivo?
- Porque no me gusta
- ¿Lo has probado?
- No

El segundo motivo es el que tiene espinas.

FRUTA


No hay comentarios:

Publicar un comentario